Creado en: agosto 20, 2021 a las 08:51 pm.

Marta Valdés: «Felices 60 Unión»

La actriz y vicepresidenta de la Uneac, Corina Mestre, dio lectura al mensaje de felicitación por los 60 años de la Uneac de la compositora e intérprete Marta Valdés/Foto: Liesther Amador

Querida Unión:

Te llamo así, por tu nombre de pila: ése que durante mucho tiempo no medido en años sino en instantes indefinibles, sirvió para mencionarte, para llevarte y traerte por diferentes caminos, pero -siempre- al amparo de la misma luz.

Saltando de brazo en brazo, con la fuerza inmensa y el pataleo de un recién nacido, fuiste fundándote. Eras la hija deseada de un joven de 35 años que no se dio el lujo de soñarte ni de agarrarte al vuelo sino que se tomó el trabajo de pensarte, y te descubrió con alma de mujer, hecha para crecer y multiplicarte; con el cuerpo de una flor llena de pétalos impares, abierta a cada brote nuevo de ese tallo largo, coloreado de un verde robusto, indescriptible, que se da en la tierra que nos vio nacer, y nos hace así como somos, con este gusto por la vida, aún en tiempos de extrema penuria, invencibles.

En esta misma esquina del barrio habanero de El Vedado donde hace sesenta años los empleados del antiguo dueño iniciaron el primer día de trabajo bendecidos por la sonrisa de lado a lado de su Poeta Nacional (en lo adelante, su nuevo jefe) nos hemos citado, querida Unión para hojear, a título informal, el álbum de los recuerdos; aplaudir tu noble firmeza, a la hora de espantar de un aletazo cualquier inconsistencia; tu recio estilo de crecer y crecer por tantos rincones de esta amada tierra con tanta fe que —hoy por hoy– ningún talento verdadero nacido y criado entre nuestras orillas puede sentirse ajeno a tu amparo filial, declararse impedido de subir bien alto, abrirse paso sobre el terreno más pedregoso o por entre la maleza más impertinente.

Esta tarde, como ninguna otra, vale la pena desmontar la sigla que te identifica y, a viva voz, con los ojos cerrados y a corazón abierto, volver a llamarte por tu nombre de pila: ése cautelosamente ensamblado y lleno de sentido que traía impresa consigo una denominación de origen muy especial y hoy, con más razón que nunca, se nos revela como un mandato: Unión.

¡Felices sesenta!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.