Creado en: noviembre 4, 2021 a las 11:51 am.

Nancy Morejón a Pablo Armando Fernández y su libro de los Héroes

Al final, las sillas y el piano

trajeron un silencio estruendoso.

El poeta todavía escucha el ruido de los trenes

atravesando su dulce camino hacia el Moncada.

Pero llegaron los vientos suaves del batey

y la delicia de sus cañas lejanas

trajeron el aliento purísimo de Haydée,

fija y volátil,

sobre las blancas sienes del poeta.

Vienen su delicioso encanto

y su eterna palabra

cantándole a los héroes

cuya sangre florece

en una lágrima,

entre las venas de Fidel,

los héroes convertidos en hijos de la Historia,

así, con letras grandes,

y una rosa tatuada entre los ojos de Abel Santamaría:

una rosa, envuelta en el perfume que va surcando

el cielo del poeta

y nos levanta, para siempre,

en esta Isla de Cuba,

libre y silvestre,

nuestra y rebelde,

tatuada en la memoria de sus mares azules.

El Cerro, 2 de Febrero, 2021

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.