Creado en: septiembre 9, 2021 a las 08:51 am.

Quehacer de la prensa cultural en una realidad cada vez más cambiante

Por Doris Calderón Terry

El quehacer de la prensa cultural cubana en tiempos de pandemia se traduce en un esfuerzo conjunto, encaminado a promover lo mejor del arte y la cultura en toda su dimensión, pero también a desempeñar un rol decisivo a la hora de asumir posturas críticas frente al entorno.

Una jornada como el 8 de septiembre,  instituida como el Día Internacional del Periodista, en homenaje al checo Julius Fucik, quien fue ejecutado en Berlín en 1943, por difundir la verdad de la ignominia fascista, nos convoca a continuar fortaleciendo el trabajo periodístico e incrementar su influencia en la sociedad. 

Lo cierto es que aunque son realidades y escenarios muy diferentes, durante este tiempo de urgencia,  impuesto por la pandemia de la COVID-19, la creatividad del periodismo cultural se abrió paso para acompañar y revelar desde todas las miradas acontecimientos, hechos y eventos.

La labor de artistas e instituciones ha sido reflejada con rigor en espacios como la Jiribilla, la Red En Defensa de la Humanidad, el Portal Cubarte,  la Universidad de las Artes, la Casa de las Américas, el Noticiero Cultural y el Periódico Cubarte, la revista CubaNow, el Noticiero Cultural, los servicios de la cartelera cultural La Papeleta y Canal Clave, entre otros.

Bajo la rectoría del Ministerio de Cultura se ha avivado el alma del pueblo cubano, con discursos culturales cada vez más integrales, la creación de contenidos y productos comunicacionales, la amplia cobertura a personalidades, obras, incluso la discusión de cuestiones sensibles de la vida cultural.

A esto se suma, el uso eficiente de las nuevas tecnologías y la puesta en marcha de numerosas alternativas que han permitido generar programas de alta factura, conciertos online de reconocidos intérpretes y orquestas cubanas, espectáculos y exposiciones.

En un derroche de ingeniosidad, los espacios virtuales dieron a conocer acciones literarias, foros de poesía y eventos de todo tipo, junto a la difusión de videos caseros y cápsulas con contundentes mensajes de esperanza.

Es válido destacar el diálogo que se ha mantenido con  la intelectualidad artística y literaria, en especial con los jóvenes, sobre las principales inquietudes y demandas, en medio de una realidad cada vez más cambiante, vinculada a temas tan sensibles como el racismo, los derechos sexuales, los roles de género y una creación artística con nuevas miradas y enfoques.

A pesar del endurecimiento de la guerra mediática y cultural, financiada por Estados Unidos, dirigida a subvertir el orden político, económico y social, la cultura ha continuado siendo, desde todas las manifestaciones artísticas, una prioridad del gobierno y las instituciones cubanas.

El creciente ataque contra la soberanía nacional, nuestros próceres y símbolos patrios nos ha conducido a desplegar una labor cada vez más dinámica e intencionada hacia la defensa de  la identidad nacional, nuestras tradiciones y costumbres.

En las actuales circunstancias, el llamado ha sido a ejercer un periodismo cultural más interpretativo, con herramientas más profundas y analíticas, y en sintonía con una sociedad cubana que se transforma y se reinventa, con la certeza de que sin cultura no hay nación posible.

Tomado de Periódico Cubarte.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.