Creado en: septiembre 24, 2021 a las 08:59 am.

Unión de miradas para promover un mejor conocimiento de nuestra historia

La Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC) y la UNEAC han decidido relanzar sus relaciones de trabajo y reforzar estrategias comunes a favor de un mejor conocimiento de nuestra historia, de acuerdo a una reunión sostenida por líderes de ambas organizaciones en la tarde del jueves 23 de septiembre. El principal acuerdo, que contó con apoyo unánime, fue firmar un convenio de trabajo que sustente este objetivo sobre bases claras y realizables, lo más pronto que permitan las circunstancias.

El vicepresidente de la UNEAC, Pedro de la Hoz, al darle la bienvenida al presidente de la UNHIC, Jorge Luis Aneiros, y otros miembros de su Comité Ejecutivo, calificó el desarrollo de esta alianza como “estratégica y necesaria” teniendo en cuenta la importancia de la historia en el quehacer cultural de la nación y su papel en la fortaleza de nuestros ideales: “para no dejar de ser lo que somos”, reafirmó.

Por su parte, Aneiros le entregó a la vicepresidenta primera de la UNEAC, Marta Bonet, un conjunto de propuestas que coinciden con las principales tareas en que se encuentra enfrascada su organización. Explicó que la más inmediata e importante será la celebración de su aniversario 40, el próximo 7 de diciembre, y se incluyen también los próximos Congresos Nacionales de Historia, talleres sobre la lucha insurreccional y sobre jóvenes historiadores, el concurso nacional sobre periodismo histórico, la entrega del Premio Nacional de Historia y los intensos esfuerzos que realizan en la difusión y la comunicación a través de la radio, la televisión, los boletines informativos, la revista “El Historiador” y las redes, especialmente el trabajo de revisión de las páginas históricas de EcuRed, para su certificación y validación.

En todas estas actividades hay una amplia participación de la intelectualidad representada en la UNEAC, por lo que resaltó el potencial de trabajo que se puede alcanzar al unir nuestras estrategias, siguiendo los mandatos de ambas organizaciones.

Citó las perspectivas que se han creado y el resultado que se ha obtenido en el trabajo con la UPEC y señaló varios proyectos en los que la UNEAC puede tener una participación decisiva, como la conmemoración conjunta de fechas históricas, la presentación de libros alegóricos, la convocatoria de investigaciones teóricas y culturales relacionados con la historia, entre muchos otros. Una propuesta de arrancada podría ser la actualización de la coincidencia en la membresía de ambas organizaciones, lo cual significa una fortaleza en función de evitar que se desdoblen en sus tareas cuando se trabaje por un objetivo común.

Carlos Alzugaray, como presidente de la Sección de Literatura Histórico Social de la Asociación de Escritores, se comprometió en analizar el tema con sus miembros, muchos de ellos con alto reconocimiento en la historiografía y la sociología en nuestro país. Con su vasto conocimiento histórico y su experiencia académica esbozó algunas ideas que se podían trabajar de conjunto y valoró que lo más importante es centrarse en los contenidos a ser impulsados. “Debemos explicar los eventos sociales que están detrás de los acontecimientos históricos, estudiar y divulgar los contenidos que son necesarios”, pero de una forma razonada, con un objetivo claro, señaló.

Marta Bonet consideró de alta importancia el encuentro y aportó un elemento cardinal: una labor tan amplia, que se encamina en el cumplimiento de acuerdos específicos del Congreso de la organización – especialmente en lo relacionado con el mejor conocimiento de nuestra historia –, debe ir más allá e incluir a otros actores de la UNEAC que pueden aportar mucho conocimiento y práctica, como son las Comisiones de Cultura y Sociedad y la de Patrimonio.

En ese sentido, Pedro de la Hoz incluyó también a la Comisión José Antonio Aponte, de lucha contra el racismo y la discriminación, la que se encuentra enfrascada en la conmemoración en 2022 de importantes efemérides históricas, de gran trascendencia social: el 210 aniversario del asesinato de Aponte y el 110 aniversario de la masacre de negros y mulatos de 1912.

El vicepresidente de la Asociación de Escritores, Ernesto Limia, quien se definió como entusiasta activista de ambas organizaciones, señaló el tema de la transversalidad y la cantidad de espacios que existen en la radio y la televisión, pero no se utilizan adecuadamente por no tener una estrategia coordinada entre ellas.

Coincidió con Alzugaray en la necesidad de sentarse de conjunto para enfocarse en los contenidos a promover: “se impone que, al menos cada dos años, se organice un taller en el que historiadores, escritores, artistas plásticos, escénicos y músicos interesados en la historia, realizadores e intelectuales discutan los temas que debemos priorizar a partir de efemérides o cuestiones políticas e ideológicas, temas esenciales para la nación y, sobre todo, las maneras de enfocarlos”. Abordar la historia desde una visión cultural debe ser el mejor aporte de la UNEAC en esta batalla para modernizar la enseñanza de la historia, el enfoque en la batalla por la comunicación de los eventos históricos, señaló.

Aneiros insistió en la necesidad de identificar las vías de superar los obstáculos para no quedarse en las intenciones, buscar soluciones prácticas a los objetivos que se perfilen y crear mecanismos que puedan funcionar a todos los niveles – señaló, por ejemplo, la facilidad que tiene el trabajo en las provincias y la complejidad de la estructura de la UNEAC en La Habana. “Estamos en el mejor momento para lograr este convenio” y ganarle el tiempo a la pandemia que ha obligado a ralentizar estos procesos, indicó.

Estas y otras ideas fueron manejadas para ser impulsadas e incluidas en el convenio de trabajo. Pedro de la Hoz y Limia expresaron su confianza en que, a partir de este impulso, se podrá avanzar de conjunto para lograr metas concretas en breve plazo. Destacaron que, más que recursos, lo que lleva es organización, elaborar propuestas realizables y meditar juntos para que la unión sea de miradas entre historiadores, artistas, escritores, intelectuales y periodistas en función de un mejor conocimiento y difusión de la historia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.