Creado en: mayo 13, 2022 a las 08:09 am.

Ismaelillo: escrito desde un presente concreto para un receptor futuro

Escultura de Roberto Estrada Alonso, de una altura de 1.80 metros

Una propuesta integradora desde la lectura de la colección Ismaelillo , de José Martí, presentó en la ciudad de Camagüey un equipo de académicos integrado por Elizeth Lafita Vázquez, Maricarmen Gómez Villafaña y Ana Belén Presno González, para estimular un análisis discursivo funcional que genere la significación  de las categorías gramaticales en la comprensión de la unidad orgánica alrededor de las tres funciones anunciadas desde el primer poema.

Los investigadores agramontinos  tomaron en cuenta en esa prosa la protección, el consuelo y la inspiración, «las que determinan el contenido de los poemas  y rigen los símbolos  que representan al hijo a lo largo de la colección».

Consideran los expertos que lo anterior  favorece en la formación del profesional de la lengua  y la literatura, el estudio  de la obra martiana, la integración  de saberes y la reflexión en contextos  culturales más integrales.

Precisan que la «actividad integra una dinámica  que aporta referencias cognitivas y procedimientos en las búsqueda de significados  que hacen mas efectivo el proceso de comprensión». Abundan que  las dinámicas tienen carácter lingüístico, histórico  y geográfico entre otros que favorecen la visión de la composición lógico-semántica del texto.

Exponen, entre otros aspectos esenciales, las asignaturas Literatura cubana I,  Gramática Española III y Talleres de interdisciplinariedad, las cuales se imparten en el tercer año de la carrera de Español-Literatura, con la «finalidad de revelar la capacidad de los textos literarios  como un saber integrador y promover que vaya desde lo semántico, sintáctico y pragmático».

Según el equipo, la tarea integradora que se propone «concibe la lectura del poemario Ismaelillo para restablecer un sistema de acciones didácticas en función de las cuales el estudiante asumen la lectura de madera que el texto indique los caminos  de su propia concepción cultural…»

Elizeth Lafita Vázquez, Maricarmen Gómez Villafaña y Ana Belén Presno González defienden que fue el libro que Martí consideró punto de partida para su obra poética: Versos míos no publiquen ningún antes de Ismaelillo.

Opinan que el Apóstol de la independencia de Cuba realizó aportes extraordinarios a la poesía moderna en lengua española. «Respecto al titulo del libro, y al deseo de su hijo se llamase Ismael  señala en un cuaderno  de apuntes: porque es necesario  que ese hijo mío, sobre todas las cosas de la tierra, y por lo del cielo y ¡y sobre las del cielo amado!, ese hijo mío a quien no hemos llamado José, sino Ismael, no sufra lo que yo he sufrido.

Sintetizan que Ismaelillo es «un libro escrito desde un presente concreto, en la década de 1880, para un receptor futuro: de una generación presente a otra posterior». 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.