Creado en: diciembre 30, 2021 a las 10:43 am.

Derroteros e impulsos creativos del teatro en Cuba en 2021

Las cortinas de los teatros cerraron a inicios de 2021 y los escenarios quedaron a oscuras hasta el reencuentro con el público, tras la triste circunstancia de un mundo asolado por la Covid-19, y Cuba no escapó a tales derroteros.

La virtualidad ganó protagonismo, retrasó o adaptó a esta atmósfera rutinas y metodologías que debieron replantearse, comprender las transformaciones en el panorama artístico contemporáneo, develar recorridos y dialogar en paralelo.

Algunos teatristas tomaron sus hogares como escenario e idearon proyectos que llegaron a los espectadores por intermedio de las redes sociales o colaboraciones con los medios de difusión masiva.

El Día Internacional del Teatro (27 de marzo) debió celebrarse bajo formas innovadoras en una etapa difícil para la cultura y el arte que, al decir de la actriz británica Hellen Mirren, convirtió al gremio en una comunidad más fuerte.

En sus palabras para el mundo de las tablas, Mirren dilucidó la situación de las personas vinculadas al sector en términos artísticos y económicos, en tanto aseguró que “la impulsión creativa” de todos los que intervienen en el entramado de las artes escénicas “no será jamás estrangulada”.

REPLANTEARSE MODELOS TRANSFORMADORES

En Cuba, los artistas debieron plantearse modelos autogestivos y transformadores, que vieron sus luces y recibieron el agradecimiento del público.

Desde la experiencia y pasión que le provocan los títeres y los retablos, el director de la compañía Teatro de las Estaciones y del Teatro Nacional de Guiñol, Rubén Darío Salazar, fue uno de quienes experimentaron esta dinámica.

La serie «Un minuto con Pelusín», estrenada en plataformas digitales y luego en la televisión cubana, arribó en medio de la incertidumbre de una pandemia que, sin embargo, no dejó morir las ideas ni los sueños.

Junto al creador Zenén Calero, la iniciativa significó la posibilidad de insertarse en eventos digitales convocados desde el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y coincidir con agrupaciones teatrales de América Latina, artistas y músicos como la vocalista Omara Portuondo.

Según comentó Salazar, su intervención en el universo online proporcionó, además, la colaboración de Teatro de las Estaciones y los Estudios de Animación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, que posibilitó la realización del clip «Sinsonte», con la técnica de stop motion en papel recortado.

Al decir del dramaturgo y vicepresidente del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, Ulises Rodríguez Febles, el aislamiento no frenó el ímpetu creativo de los colectivos escénicos cubanos y el gremio fomentó alternativas para no dejar morir el arte de las tablas.

Su obra Cuarentena, Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas 2020, fue otro de los ejemplos de cómo desde el quehacer teatral se reflejaron la incertidumbre y alternativas al interior de un núcleo familiar durante los peores momentos de la pandemia.

El galardón del sector no quedó desierto ni olvidado. El Premio Nacional de Teatro 2021 recayó en el actor Dagoberto Gaínza, de experimentada trayectoria y con 81 años aún en activo, quien entrega lo mejor de su talento en el grupo A Dos Manos, de Santiago de Cuba.

Tampoco faltó el homenaje y gratitud a consagrados de la disciplina que perdieron la vida este año, entre los que se encuentra Francisco Wilfredo Castellano, Premio Nacional de Teatro 2012 y conocido en la escena del teatro, el cine y la televisión como Pancho García.

Asimismo, la cultura nacional lamentó el deceso por Covid-19 del actor cubano Manuel Porto, fundador del Conjunto Artístico Comunitario Korimakao, en la Ciénaga de Zapata, y devenido uno de los grandes talentos de la actuación, la cual defendió con maestría y vinculó con su labor comunitaria.

ESPECTÁCULOS, FESTEJOS Y ENCUENTROS

El empeño de sanitarios, la implementación de medidas de seguridad y la consagración de científicos que lograron el desarrollo de vacunas propias contra la Covid-19, permitieron celebrar el Día de la Cultura Cubana en octubre con telones abiertos y butacas ocupadas.

Cumpliendo con las medidas higiénico-sanitarias establecidas, la escena teatral realizó múltiples eventos, puestas en escena, festejos y encuentros que derivaron en reposiciones de clásicos y estrenos de prestigiosos conjuntos en todo el país.

La capital de Cuba acogió una veintena de espectáculos internacionales y una decena de obras nacionales durante la XIX el Festival de Teatro de La Habana, que asumió el carácter virtual, pero acogió también propuestas presenciales.

Proyecciones de audiovisuales, presentaciones de publicaciones, paneles sobre la escena latinoamericana y otros eventos teóricos sucedieron durante el certamen que, entre otros, rindió tributo a los 80 años de Electra Garrigó, del dramaturgo cubano Virgilio Piñera.

La pericia de los cubanos aterrizó también en suelo mexicano durante el Festival Internacional Cervantino que regaló 19 días de arte, cultura y fraternidad y acogió a una nutrida delegación de la mayor de las Antillas, encabezada por el ministro de Cultura, Alpidio Alonso.

En representación del teatro de la isla estuvo Diez Millones, de Carlos Celdrán, quien propuso un relato acerca del olvido y la memoria mediante un tejido de narraciones, diálogos, monólogos, donde (según sus palabras) se intenta lo más arriesgado en las tablas: partir de uno mismo para hablarle a todos.

Noviembre posibilitó en Cuba otro “choque” entre creadores e investigadores de Alemania, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, México y Uruguay, quienes compartieron durante la décima edición del Laboratorio Internacional Traspasos Escénicos.

Precisamente, la cita permitió a los especialistas intercambiar en torno a los reposicionamientos asumidos por el teatro, en sus múltiples variantes, ante las condiciones económicas, culturales, sociales y políticas impuestas por la Covid-19.

La cortina sigue abierta. Ahora, un nuevo proyecto colaborativo entre Cuba e Italia pretende restaurar, conectar y promover actividades relacionadas con el mundo de las tablas en las áreas de la Facultad de Teatro de la Universidad de las Artes. Mientras, los creadores atizan el arte teatral para ¡que no baje el telón!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.