Creado en: noviembre 28, 2021 a las 09:58 am.

El tiempo cruzando la trocha

En 2019, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Ciego de Ávila, decide retomar el evento más antiguo de la filial, uno del que, debido a su complejidad organizacional y de producción, en no pocas ocasiones se ha sufrido su ausencia. Renace entonces, con un ligero cambio de nombre, la Cruzada cultural: Siguiendo la Trocha.

Desfavorecido por sus proyecciones extracomunitarias, el aislamiento sufrido por el SARS-CoV-2 en 2020 impidió su realización, no siendo así en 2021 que se diseña una edición online con lo que alguna parte de la membresía se muestra inconforme[1], porque la actual situación epidemiológica, permite ya su común desarrollo.

Y aunque en la actual empresa se carece de los mismos recursos que el pasado año, dígase una base o fondo de archivos fotográficos o de video, la más reciente apertura por parte de instituciones culturales al desarrollo de pequeños audiovisuales, permitirá conformar una programación de entrevistas a anteriores participantes, para reconstruir la historia del evento, a 29 años de su primer suceso.

Situándonos en sus inicios y momento histórico, si bien la Asociación nace en octubre de 1986, y consecuentemente se crean las estructuras provinciles y filiales, no fue hasta 1992 que Ciego de Ávila tuvo su primera Casa del Joven Creador (CJC). José Ramon Terry dirigió hasta 1989 desde su puesto de director de la Biblioteca Provincial y afirma que Ángel Lázaro Sánchez (Barquito), su sucesor, «dirigió sus cuatro primeros años, mediante reuniones realizadas en la UJC (Unión de Jóvenes Comunistas) provincial y en la antigua sede de la Brigada de Instructores de Arte. Por gratitud a la cercanía que ofrecía, la Casa de la Cultura fue otro de estos centros de reuniones del grupo ejecutivo de la AHS»[2].

Afirma Ricardo Bustinza Montes de Oca, que fue en favor del gran carisma de Ángel Lázaro Sánchez, que adquieran en el #77 de la calle Abraham Delgado, entre Serafín Sánchez y Bembeta, aquel primer local, donde había que “sortear toda suerte de escollos y caminar sobre los escombros de un hogar en ruinas, para entrevistarse con los jóvenes artistas”, según describiese Ricardo Benítez Fumero en su artículo La tercera casa, publicado el 19 de febrero de 2000 por el periódico Invasor.

Para aquellas fechas, quien había sido Especialista de Literatura en la Brigada Raúl Gómez García hasta el momento de la fusión[3] y a partir de entonces Funcionaria encargada de Cultura en la UJC, Odalys Sánchez, ya era Directora Provincial de Cultura. Bustinza había sido contratado como Instructor de Música por la Casa de la Cultura y liberado de tales funciones para que ejerciese como Director de la CJC, a petición de Barquito, pues la AHS no contaba con otro puesto asalariado que el del Presidente, garantizado también por la Unión.

Ideado y diseñado por Barquito en el propio año 1992[4], conocieron los asociados avileños de la creación de su primer evento, en esa primera CJC; Caminata cultural: Cruzando la Trocha. Desde un inicio, el evento se vio marcado por el interés político-cultural de su creador, con objetivos que tributaban a su carácter comprometido con el movimiento e ideología del proceso llevado a cabo por Fidel Castro, recién disuelto el Campo Socialista y comenzado el Período Especial en Cuba.

Desde su primera incursión aquel 14 de octubre[5], Cruzando la Trocha se constituyó como un acontecer anual que recorrería escuelas y poblados de difícil acceso, en las periferias del monumento histórico Trocha de Júcaro a Morón. Integrada principalmente por el grupo de teatro La Colmena.

Oliver de Jesús, director de Teatro Primero, relataba para periódico Invasor en 2019 sobre esos inicios: “íbamos haciendo actuaciones por todas las zonas intrincadas del recorrido de La Trocha, con la mochila y los atrezos al hombro, y con machetes y guatacas en mano para limpiar los monumentos. Y aunque después construimos también una historia de monólogos y teatro de sala, el arte callejero nos atrapó.”[6]

Para la segunda edición en 1993, José Aurelio Paz cataloga la primera Caminata[7] como “exitosa”[8], y expone en la entonces página 3 de Culturales en Invasor, la primicia organizacional para ese próximo 10 de octubre. A la plantilla de participantes se sumaban los grupos escénicos Perspectiva (D’Morón Teatro), guiñol Polichinela y Teatro Próximo; invitados como trovadores, asistieron el moronense Pavel Poveda y el escritor Vasily Mendoza Pérez; mientras la cultura Hip Hop ya se adentraba en la membresía representada por la agrupación danzaria Rap-Eros. Ya en la tercera edición, la convocatoria fue nacional y el evento duró 12 días.[9]

La UJC fue desde un inicio, la encargada de dirigir la conformación, y mantener la posterior organización, de la Asociación de jóvenes artistas, rigiendo su orientación metodológica e ideológica; de ello consta la palabra de Reinaldo Díaz Pérez, Jefe de Esfera Ideológica del Buró Provincial, que gestó el proceso. De ahí que esa edición de 1994 contase con la participación de miembros de su buró nacional, visto que el suceso siempre conmemoraba un hecho político-cultural como en 1995, que las fechas del 19 al 29 noviembre fueron empleadas para recordar el cruce de la Trocha por Antonio Maceo, en un acto de conmemoración nacional.

Si bien el largo período presidencial de Barquito culmina en 1995, dando paso a presidir la filial a Ricardo Bustinza Montes de Oca, y se sufre su deceso víctima del asma, en 2001; el evento siempre se vio atendido por nuevos miembros. Una nueva generación entre la que se contó con el escritor Francis Sánchez, vivió la Caminata aún en su apogeo nacional; aunque su creador nunca se desvinculó de su organización, ya fuera desde su puesto en el Consejo Provincial de Artes Escénicas o desde el Centro del Libro.

El realizador audiovisual Jorge Luis Neyra, que desde 1993 había aparecido en la escena cultural avileña, pero entonces como Teatro Vital, memora: “Barquito nos dividió en cinco pelotones. Si organizar uno era complicado, ¡imagínate cinco!, pero a todos nos convencía y allá íbamos, llevando por separado nuestro arte y sobre todo nuestra voluntad, y recuerdo que siempre lo disfrutábamos. Los campesinos nos trataban más que bien, nos ofrecían comida, y hasta transporte, pero bueno… uno de los objetivos era caminar, así que había que hacer el sacrificio para sentirlo.”

“Eso fue en 1996 o 1998, no recuerdo bien –dice Bustinza– solo que no se pudo terminar por tres días, porque entró un huracán y agarró a mitad de camino a los que venían por Ranchuelo” Las brigadas partieron desde Chambas, Gaspar, Júcaro, Morón y Primero de enero (Violeta); siempre y hasta el final de su vida, con Barquito al frente de la columna de Teatro Primero.

El rapero Yuniel Maquence sostenía espacios relacionados a la cultura Hip Hop en Ciego de Ávila, haciendo apariciones en Cruzando la Trocha desde fines de los 90. La Caminata siempre fue el evento casi único dentro de la sede provincial de la AHS para la promoción de el género, puesto que el festival de rap A lo cubano (2000-2002), iniciativa de la filial, tuvo una corta vida.

Hasta el surgimiento de Todo por el arte (TodoXelArte) en 2009 los raperos avileños solo contaron con la Caminata para promover su música. Este otro evento surge precisamente cuando ya se habían perdido varias ediciones del Cruzando la Trocha, como una alternativa más práctica, según las condiciones del momento.

En 2002, Contrataque y Positivo, de música Rap y Rock respectivamente, tambien integraron la plantilla junto a Yosvany Abril con su joven grupo de teatro La nada. De a poco se fueron insertanto otros grupos de rap como Conexión rebelde (La Ak-demia, 2012 en lo adelante), del que Sandy Sáez Denis es director; del estado de deterioro que fue sufriendo el evento opina: “Es una lástima que eso se haya deteriorado tanto. En primera, le mataron los sueños a muchas personas que estaban esperando la caminata todos los años”.

Para 2004, con Natacha Cabrera por presidenta, Cruzando la Trocha aún conservaba su vitalidad nacional, lo que le permite obtener en 2006 –habiendo recibido la presidencia Liesther Amador– el sello conmemorativo 20 años, insignia representativa de las dos décadas de creada la institución, por ser uno de los “proyectos más antiguos e importantes que (…) ha impulsado la organización avileña”[10]. Se celebró esa, su XV edición, con la participación de miembros tuneros, pineros, camagüeyanos y guantanameros[11].

Tras varias mudanzas de sede (que no fue hasta 2010 que se obtuvo una con buenas condiciones) y los sucesivos cambios de presidencia, el evento no conservó su vitalidad. El realizador de radio y television, Michel Pérez Abreu, asume la dirección en mayo de ese año; y si bien el evento había sufrido mucho desde un punto de vista organizativo y motivacional, la etapa sirvió para llevar a cabo dos ediciones con mucho éxito.

Sandy de La Ak-demia, cuenta que fue a petición e insistencia de la membresía, que se decide retomar el evento que se ausentó cuatro años hasta 2011, cuando se celebró su XVI edición. Pérez Abreu afirma, que fue la falta de ánimos en los artistas por realizar las giras comunitarias, lo que dificultó la convocatoria para su realización. «50% presupuesto y 50% interés» esclarece.

De la primera Caminata de esa etapa revitalizadora, se puede decir «que Rumbávila (Fusión) reforzó las bases de lo que es hoy. Fueron diez días que el grupo tomó de ensayos y experimentación sonora»[12] según la percepción de Michel. Asimismo, la Caminata integró nuevos miembros como los grupos ConseQencia (D’Cero, a partir de 2019), Náufrago y Motivos personales, de rap, teatro y trova respectivamente, y al proyecto de música electrónica Rezak, todos participantes en 2012.

Aunque en 2014 se asentó la membresía en la actual, séptima y última Casa del Joven Creador de la provincia, no fue hasta 2019 que bajo una nueva concepción, se intentó revitalizar el peregrinaje, tras otros siete años de ausencia. Ya no sería una caminata, sino una gira que trasladaría en guagua a los artistas, de un escenario a otro. De ahí que también modificasen su nombre.

Poster de la edición 2019. Cruzada cultural. Siguiendo la Trocha

Una nueva generación integró la brigada de avanzada cultural que, si bien socorrió con arte algunos de los lugares de siempre como Júcaro o La Caoba, abrieron el diapasón hacia otros poblados desviados de las periferias del monumento histórico, como Cacahual.

De entre los miembros más jóvenes, estuvo presente César Brown con su agrupación trovadoresca y el grupo humorístico 40 megas, acompañando a otros repitentes como Motivos personales, mientras La Ak-demia garantizó su presencia con la integración a las filas de la membresía, de su entonces nuevo miembro Charlie MC. Con el espíritu consagrado de Yovany Abril para con la AHS, no pudieron faltar para la ocasión los novísimos integrantes del guiñol Polichinela.

Si bien 2020 fue un duro golpe para ese reinicio y 2021 se enfoca en reconstruir la memoria histórica del evento, la Caminata cultural: Cruzando la Trocha parece hallar su salvación en esta nueva Cruzada que acontece desde hoy 27 de noviembre hasta el lunes 29, numerando una XIX edición; donde algunos entusiastas ya aclaman por llevar a cabo nuevamente el recorrido y otros como Los Alfas –el novato grupo de rap de la filial– ansía su espacio para expresarse y promocionarse.


[1] “Ya a esto se le puede meter presencial! En la capital ya se hace, por qué aquí no?” comentó Aldrin Mirabal, director del grupo humorístico 40 megas, en el post con el que el perfil de la filial en Facebook anunciase el evento.

(https://m.facebook.com/story/graphql_permalink/?graphql_id=UzpfSTEwMDE1MzU0ODQ4MDYxODo0MTkyMzc2NjY1NzIyMDM%3D)

[2] Entrevista a José Ramón Terry, vía Messenger de Meta, julio de 2020.

[3] Fueron las brigadas Raúl Gómez García y Hermanos Saíz, conjunto al Movimiento de la Nueva Trova, las principales organizaciones que se fusionan para crear la Asociación Hermanos Saíz el 18 de octubre de 1986 en la sesión final del Encuentro Nacional de Jóvenes Escritores, Artistas y Técnicos de la Cultura, en el Palacio de las Convenciones, La Habana, Cuba; aunque hacia octubre de 2001 todavía no era un asociación jurídicamente constituida e inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia, como consta en la entrevista que le hiciese a Pavel Poveda (presidente 1990-2001), Ricardo Benítez Fumero, Creadores Jóvenes a Congreso, publicada por el Periódico Invasor, el 29 de septiembre de 2001.

[4] Molina Sánchez, Celia y García Pérez, José. (Premio “Memoria Nuestra” 2020) 33 años de historia: un acercamiento al panorama cultural avileño desde del contingente de la Asociación Hermanos Saiz, p. 6.

[5]  Mientras que este mismo día (14), la Asociación Hermanos Saíz y el grupo de teatro La Colmena inician una cruzada cultural a través de todo el territorio que comprende la Trocha de Júcaro a Morón. (Paz, José Aurelio. Semana de la Cultura, Periódico Invasor, 9 de octubre de 1992, p. 3)

[6] (www.invasor.cu/es/cultura/soy-un-sonador-pero-no-deja-de-ser-el-teatro-lo-primero/) consultado 18 de noviembre de 2021. 22:48.

[7] Paz, José Aurelio. Semana de la Cultura, Periódico Invasor, 9 de octubre de 1992, p. 3

[8] Paz, José Aurelio. Cruzando la Trocha, periódico Invasor, 2 de octubre de 1993, p. 3

[9] Paz, José Aurelio. III Caminata “Cruzando La Trocha”, periódico Invasor, 20 de agosto de 1994, p. 7

[10] Paz, José Aurelio. Celebró la AHS sus 20 años, en Periódico Invasor, Ciego de Ávila. 21 de octubre de 2006, p. 7.

[11] Fajardo López, Alexey.  Jóvenes de la AHS, tras la huella mambisa, periódico Invasor, 28 de octubre de 2006, p. 7.

[12] Entrevista vía Messenger a Michel Pérez Abreu (presidente 2010-2014), abril de 2021.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.