Creado en: diciembre 27, 2020 a las 02:55 pm.

Gloria ofrece color y vida desde la pintura

Ella da Color y vida con sus obras, así nombra Gloria Fabra la exposición personal, la primera de su historia como artista de la plástica que va llegando a las tres décadas.

En la galería Carlos Enríquez de su Manzanillo natal, Fabra expone 14 piezas de mediano formato en el universo naif, preñado de descripciones, alusiones míticas, detalles y símbolos.

Narra la vida en el campo, con armonía y belleza sin par. Nada escapa a su aguda mirada. De los caballos se siente el firme galopar, el ladrido de los perros, la risa de los niños. Ahí está toda la cubanía y el encanto de nuestra identidad.

Se graduó en la Escuela Elemental de Artes Plásticas Carlos Enriquez en 1991; pero luego estudió Medicina, se hizo especialista en Medicina General Integral y luego en Medicina Interna y está en pleno ejercicio de su profesión en el Policlínico #2 de la ciudad del Golfo de Guacanayabo.

Pero sus obras pictóricas o literarias dan fe de su sensibilidad artística, de su riquísimo mundo interior y de su capacidad para contar a través del acrílico sobre lienzo, de las palabras rimadas o el verso libre o la prosa.

Cuenta historias de mascotas, de su infancia o actuales, donde el apego y amor por la naturaleza resaltan. Ha participado en otras muestras, colectivas y salones conmemorativos. También en numerosos concursos de poesía y narrativa desde el municipio hasta la nación y ha sido reconocida por plasmar la sensibilidad y la belleza de las pequeñas cosas y los detalles menudos de la vida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.