Creado en: septiembre 3, 2021 a las 08:21 am.

La Casa Eusebio Leal Spengler

En la actualidad, la Dirección de Inversiones y la Empresa de Proyectos de Arquitectura y Urbanismo RESTAURA, pertenecientes a la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCH), ejecutan la rehabilitación de la Casa de Arango y Parreño, en la calle Amargura núm. 65, que conservará el despacho del Dr. Eusebio Leal Spengler, tal y como estaba hasta su desaparición física el 31 de julio de 2020.

Recientemente, en el inmueble fue inaugurada la exposición La llama del carisma y se estrenó el área transitoria Para no olvidar, primera a la entrada de la casa-museo, la cual devendrá pequeño espacio del testimonio gráfico de la restauración y conservación del Centro Histórico habanero. Muestras posteriores ilustrarán los principales hitos de esa gesta rehabilitadora que abarca más de tres décadas, siempre bajo la égida de la OHCH.

La llama del carisma tiene como tema central la amistad entre el máximo líder Fidel Castro y Leal Spengler, y también en ella se concede especial atención al significado histórico del Decreto núm. 143, el cual amplió el marco de autoridad y la personalidad jurídica de la OHCH, y le otorgó así una jerarquía adecuada para la obtención de recursos financieros propios y otras prerrogativas.

La exposición reúne, asimismo, una copia facsimilar del citado documento, que rubricara Fidel el 30 de octubre de 1993, y 15 fotografías, algunas de ellas expuestas por vez primera gracias a Estudios Revolución, testimonio de los encuentros de ambas personalidades, antes y después del Decreto.

También en la edificación se inauguraron las Salas de los Honores, y la Monográfica sobre el propio inmueble, un importante palacio del siglo XVIII, donde el 22 de mayo de 1765 nació el ilustre pensador cubano Francisco de Arango y Parreño, afiliado a la corriente reformista del pensamiento de su época.

Son remodeladas, además, otras dependencias para convertirlas en salas permanentes, en las cuales se expondrán bienes relacionados con el quehacer intelectual y diplomático del Dr. Leal. Asimismo, se materializa un proyecto de revalorización patrimonial en las cuatro sedes del Historiador de la Ciudad, en el que se tiene en cuenta al Dr. Emilio Roig de Leuchsenring (1889 – 1964), nominado en ese cargo en 1935 y fundador de la OHCH tres años después.

Las sedes, en orden cronológico, son: el actual Museo de la Ciudad –otrora Palacio de los Capitanes Generales–, y el Palacio de Lombillo, frente a la Plaza de la Catedral, inmuebles en los que radicaron Roig de Leuchsenring y Leal Spengler en distintas épocas. Luego, este último ocuparía la Casa Pedroso, en la Avenida del Puerto, y, finalmente, la mencionada Casa de Arango y Parreño.

Cuando ya esté totalmente rehabilitada, la planta baja de la Casa Eusebio Leal Spengler contará con cuatro áreas permanentes de exposición sobre la vida y la obra del intelectual, que tomarán el nombre de sus publicaciones y frases más relevantes: “La mano ejecuta lo que el corazón manda”. Leal Restaurador; “Legado y memoria”. Leal Historiador; “Patria Amada”. Leal Patriota, e “Hijo de mi tiempo”. Leal Universal.

Se diseñarán en ese nivel, igualmente, un moderno Centro de Información con materiales de consulta necesarios para los interesados en estudiar la obra del artífice; una sala de conferencias y proyecciones, y una zona arqueológica con trabajos de excavaciones ejecutados durante la restauración de la antigua mansión.

La planta alta acogerá el despacho y áreas habituales de trabajo del Historiador de la Ciudad; y atesorará sus objetos personales, uniformes y toga; así como los muebles que utilizó y documentos o libros estudiados, entre otras pertenencias.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.