Creado en: noviembre 6, 2021 a las 11:11 am.

Matanzas a las puertas de una cita callejera


Por: Daniel González Cabello

matanzas-a-las-puertas-de-una-cita-callejera
Cartel de la XI Jornada de Teatro Callejero en Matanzas

Una vez más la ciudad de Matanzas se convertirá un en gran escenario para la promoción y visualización del quehacer teatral en ocasión de la XI edición de la Jornada de Teatro Callejero, que cada año tiene lugar en plazas, parques, calles y espacios públicos de la Atenas de Cuba.

La cita organizada por el colectivo El Mirón Cubano, con el auspicio del Consejo de las Artes Escénicas del territorio, abrirá sus puertas el próximo 10 de noviembre y se extenderá hasta el día 14 con un amplio programa de presentaciones escénicas en espacios públicos de la ciudad y también en barrios y comunidades, donde la Jornada… ha querido llegar para propiciar un intercambio cultural con los habitantes de esas zonas.

Rendirá homenaje a dos colectivos con una trayectoria destacada en la experiencia del teatro de calle en nuestro país, el avileño Morón Teatro y el grupo Andante, de la provincia de Granma.

También el encuentro reservará un espacio para la reflexión e intercambio sobre las diferentes prácticas de intervención en espacios públicos en tiempos de pandemia, el cual contará con la participación de destacados especialistas y estudiosos del teatro.

Desde hace diez años la Jornada de Teatro Callejero constituye una cita esperada por amantes del teatro y creadores escénicos del país y de otras naciones; un encuentro que al decir de Rocío Rodríguez Fernández, directora del colectivo anfitrión El Mirón Cubano y presidenta de la Jornada, ha constituido un espacio de encuentro de creadores de diversas estéticas y procedencias.   

“En los inicios de los 2000 ya existían en Cuba diferentes agrupaciones que defendían el teatro callejero como manifestación escénica. En muchas ocasiones estas propuestas se quedaban fuera de los canales de festivales nacionales. Albio Paz consideró que era el momento de conectarnos y que ello propiciara un impulso para el desarrollo de esta modalidad en Cuba y su futuro anhelo de gestación de un movimiento teatral con mayor visibilidad para especialistas y circuitos escénico.

“Se iniciaron los preparativos y en el año 2002 se celebró la I Jornada de Teatro Callejero, única de su tipo en Cuba, hasta la actualidad. Desde ese momento, hemos fraguado un espacio para nuestra ciudad, ya testigo, ya seguidora y conocedora del arte callejero”.

_¿Cuánto significa organizar este encuentro y lograr que Matanzas se coloque en epicentro del teatro callejero en Cuba?

“Organizarlo significa una responsabilidad fuerte. Y digo esto pensando en que la Jornada nunca ha perdido su afán por estimular el desarrollo de esta manifestación en nuestro país. Y eso implica mantenerse siempre atentos a sus necesidades, a sus logros, a sus deficiencias y en función de eso, poder establecer las estrategias de diseño que se defienden en cada edición. Hay muchos factores que atentan contra la realización a plenitud de las mismas, pero el espíritu siempre nos ha acompañado con las mejores energías, enfrentando obstáculos que pueden ser incluso, externos.

“Recuerdo aquella Jornada de lluvias intensas y nosotros batidos, entre lluvias o bajo la lluvia. Con la satisfacción de que nuestro público, el que hemos construido en todos estos años, siempre aguarda y también se moja como nosotros, en agradecimiento. Y eso caracteriza a los artistas callejeros, la batalla, en el sentido más amplio del término. Hay que enfrentarse a todo y hay que aprovecharlo todo. Matanzas en donde vivimos, donde creamos y donde soñamos esta Jornada. Que se coloque en el epicentro del teatro callejero es un nuestro agradecimiento a ese público que siempre lo aguarda esperanzado.”

_¿Cómo lograr articular un evento en el que las presentaciones escénicas constituyen la principal opción, pero que también reserva espacio para la teoría a través de conferencias y paneles que propone su evento teórico?

“La práctica es esencial para todo teatrista, pero no puede estar desligada de la teoría, sobre todo si uno de los objetivos es crecer como artistas, como grupos, como representantes del teatro callejero en Cuba. Y los hemos hecho juntos. Desde los inicios, el espacio teórico ha lanzado convocatorias para la investigación y publicación de textos que recogen las antecedentes del teatro callejero cubano; pero también para el compartir de experiencias, vivencias, para el análisis espectacular como ejercicio de crecimiento. Y cada paso dado, se le confiere importancia y se brinda la posibilidad de mostrarlo, compartirlo con el otro, para estimular el principio básico de la retroalimentación. También los talleres han jugado un papel determinante, siempre bajo la necesidad de la praxis, en qué zona es preciso crecer, es preciso transformar. Y nosotros como organizadores nos ha tocado, a partir del minucioso análisis de cada Jornada, determibar cuáles son esas zonas de emergente tratamiento.”

 _¿Cuánto ha significado esta nueva cita, luego de una etapa de pandemia que por casi dos años nos ha alejado de escenarios y espacios públicos de presentación?

“La nueva cita es como eso que llevas añorando toda la vida y te sorprende que llegue finalmente hasta ti. Ha sido un tiempo muy difícil, en el que no hemos parado ni de soñar, ni de producir, hasta el agotamiento, ese que te hace olvidar que estás en casa, que no puedes acercarte al público, que no puedes tocarlo, abrazarlo, sentirlo. Aún tenemos muchos temores, pero las necesidades de estar ahí también para nuestra gente, de mirarlos y decirles estamos juntos a ustedes y hemos venido a acompañarlos, a motivarlos, a reconquistarlos. Esa necesidad hace que los temores disminuyan. Nunca olvidaremos la percepción del riesgo y la protección consciente porque de ello depende la permanencia de nuestra obra presencial y la de muchos otros que se sumarán a este sueño. Y cruzo los dedos cada día que se acerca la fecha porque si para los artistas es un anhelo para los espectadores es también hoy una necesidad, y eso nos trae esperanza, nos llena de felicidad”.

 _¿Para una mujer y además joven, ha sido algún problema tomar las riendas de un evento como este que reúne a diversos creadores y múltiples agrupaciones del país y otras naciones?

 “Nunca he tenido conflictos con ser mujer. Nunca me he sentido fuera cuando alguien dice «nosotros». He tenido retos, eso sí, sobre todo para dirigir hombres, algunos hombres que aún les resulta incómodo recibir órdenes de mujeres. Pero eso forma parte de un aprendizaje de vida. Yo nací en un teatro, crecí en ese mismo teatro y hoy lo dirijo. En mi caso ha sido un proceso de continuidad y eso te abre la puerta del tiempo y te abre también el respeto hacia la memoria. Durante todos estos años he desempeñado diferentes roles dentro de la Jornada, desde carga bate, como uno dice jocosamente, coordinadora, promotora, actriz, hasta directora artística que es el rol que realizo hoy. Eso lo aprendí en mis años de estudiante de música, todo aprendizaje es válido y si quieres dirigir la orquesta es mejor que primero seas atril. Ser mujer siempre me hará sentir orgullosa y esa es la energía que debo acumular para conquistar sueños como este, de profesión, de permanencia, en definitiva, sueños callejeros.”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.