Creado en: noviembre 27, 2021 a las 02:02 pm.

Ury Rodríguez: Arte para vivir y sentir


Foto Ury Rodríguez

La IX Edición del Festival Internacional de Narración Oral Palabra Viva había estado dedicada a él, a esa manera tan especial que tiene Ury de vivir y sentir el arte. Su visita a Las Tunas era una deuda pendiente. Ury Rodríguez ha sido un colaborador incesante con el arte escénico en la provincia.


Este 23 de noviembre en la Asociación Hermanos Saíz, Ury nos regaló la magia de sus palabras. Con un tono afable y convincente el actor, director del grupo teatral La Barca, vicepresidente de la filial de la Uneac en Guantánamo y miembro de honor de la AHS compartió experiencias sobre su quehacer artístico, sobre todo su labor comunitaria.


Destacados artistas escénicos tuneros como Verónica Hinojosa, Elizabeth Borrero, Ana Rosa Díaz, Luis Till, junto a jóvenes figuras compartieron el espacio en el que el artista habló de la necesidad de tender puentes creativos entre el teatro y otras manifestaciones artísticas como la danza, la música, la pintura y la literatura. De como La Barca, grupo que dirige, se nutre del arte callejero, de esa sabia auténtica que nace en las comunidades y que conforman nuestra cultura popular.


Contó lo importante que es investigar durante el proceso creativo. Concebir la oralidad como un todo en el que se funden las distintas vertientes del teatro con la espiritualidad y el imaginario popular, como parte genuina de nuestra diversidad cultural. Experiencias estas las vuelca en la obra que regalará al público tunero este día 24 a las cuatro de la tarde, en la sede del Guiñol Los Zahoríes, con el espectáculo El tiempo que pasó, homenaje a Virginia López y a la Cultura Popular Tradicional. Ese mismo día en horario de la mañana en la sede de la Uneac, el actor presentará el libro A Baracoa me voy de los escritores Isabel Cristina y Jorge Ricardo, sobre la Cruzada Teatral.


Ury también habló de su pasión por los títeres, de proyectos futuros, de su relación con la AHS, de cómo el teatro es más que una simple representación escénica, que sirve para transformar a los individuos y comunidades.


Ese breve encuentro, en que el artista terminó con una de sus maravillosas historias en las que no faltaron la risas, nos recordó como él mismo afirmara que: “el arte no es para vitrinas, sino para vivirlo y sentirlo”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.