Creado en: noviembre 22, 2022 a las 08:40 am.

Trova para toda la vida

El Movimiento de la Nueva Trova celebra este año su aniverario 50./Foto: Archivo de Radio Cadena Habana

Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Noel Nicola, Sara González, Vicente y Santiago Feliú. Y tantos, tantos otros artistas que han honrado un movimiento esencial de la cultura cubana: la Nueva Trova. Esas figuras han defendido, desde el particular universo poético de cada uno, una expresión en la que confluyen la más hermosa tradición de la canción cubana y las demandas de una contemporaneidad cambiante. La Revolución Cubana planteó, por supuesto, una Revolución en el arte. Y la trova fue uno sus ámbitos. De cualquier forma hay vieja trova, hay nueva trova, están los novísimos… pero en definitiva, hay trova, que es patrimonio indiscutible de la nación cubana.

Hay que asumir dos dimensiones: el valor patrimonial de la expresión, y las realizaciones y desafíos de los trovadores cubanos en la actualidad. Los aportes de la trova a la cultura cubana van más allá de la música, se evidencian incluso en el ámbito literario. Y la trova es también puntal de eso que no pocos denominan identidad cultural, idiosincrasia.

No hay peligro, ciertamente, de que la trova desaparezca. Aunque haya perdido ciertos espacios de socialización. Aunque algunos nostálgicos evoquen los indiscutibles valores de las obras de los que hoy son clásicos y las comparen con las creaciones de ahora mismo, considerándolas menores. Hay que recordar que siempre ha habido buena, regular y mala trova. Eso pasa también ahora mismo.

No hay peligro de que desaparezca la trova porque la expresión está asociada a una sensibilidad y una vocación lírica que son permanentes, que trascienden las épocas, y que siempre encontrarán sus cauces. Eso sin contar el compromiso social de muchos trovadores, que siguen esa diversificación temática que consolidó la Nueva Trova, que le cantó al amor, pero también a la gesta de un pueblo.

Habrá trova, habrá quien la cante, habrá quien la disfrute… pero el desafío mayor está en los espacios de socialización de esa creación, y de su impacto en el gusto popular, donde es posible identificar ciertas regresiones. Hay un apoyo institucional a la trova, pero convendría reflexionar sobre la manera en que se inserta en el nuevo panorama musical, que por cierto, no le puede dar la espalda al tan vilipendiado mercado.

Ese tiene que ser un empeño colectivo. La trova no necesita rescates, está ahí. Pero sí necesita soportes. Y no estamos hablando solo de recursos, porque la calidad de una expresión artística depende, primero, del talento y la capacidad de los que la concretan.

(Tomado de CubaSí)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.