Creado en: agosto 19, 2021 a las 10:07 am.

Federico García Lorca: Un corazón a punto siempre de estallar

A Federico García Lorca y Nicolas Guillen los unía una vocación antifascista./ Foto de la autora

El 17 de agosto de 1936 asesinaron a Federico García Lorca en Granada. Veinticinco años después, Nicolás Guillén organizó una velada homenaje al poeta y dramaturgo español. En La Habana, aquel 17 de agosto de 1961, trascurría el Primer Congreso de Escritores y Artistas, que dio origen a la fundación de la UNEAC.

Como afirmó el escritor Norge Espinosa: «La voz de Federico resuena y vuelve. En el calor y en el paisaje, en la música de un país que lo tiene entre los suyos. Porque no fue una persona sino una manera de vivir. Ese estado de ánimo que nos dice que la poesía es un corazón a punto siempre de estallar».

La filosofía lorquiana atraviesa cada expresión de resistencia, a favor de la verdad, la libertad, de un arte que se comparta entre todos. El poeta volvió este miércoles a la UNEAC, en el año de su aniversario 60, a través de dos expresiones culturales: la muestra colectiva Aquí Estamos, auspiciada por la Asociación de Artes Plásticas, y el recital de poemas, títeres y canciones Federico García Lorca: El corazón abierto.

La muestra colectiva reúne 40 artistas de la plástica cubana./Foto de la autora

«Cuarenta obras representativas del quehacer artístico de nuestros miembros, seleccionadas de diferentes fuentes, se presentan a cielo abierto para celebrar el aniversario 60 de la UNEAC. En esta bellísima colección se evidencia el gusto por el mito, la leyenda, lo mágico y lo fantástico, el informalismo guiado por la intuición, así como el hacer de lo ajeno sustancia propia, en un marco donde prima el humanismo, la ética y la libertad en el tratamiento del humor, la sátira y lo crítico», expresó Lesbia Vent Dumois, presidenta de la Asociación y Premio Nacional de Artes Plásticas 2019. La exposición se puede visitar en la calle 17, entre G y H, en el Vedado capitalino.

El recital Federico García Lorca: El corazón abierto fue un cantoantifascista, con dirección general del Premio Nacional de Teatro Rubén Darío Salazar y Teatro de Las Estaciones. Esta velada fue posible gracias al Premio Nacional Carlos Pérez Peña, actor y director artístico, Hilda Elvira Santiago Novo, pianista concertista de la Orquesta Sinfónica de Matanzas, la soprano Lucelsy Fernández y Zenén Calero, responsable del diseño general.

La vicepresidenta de la UNEAC, Magda Resik, conversó sobre el afecto especial que Guillén cultivó por Lorca. «Ambos consolidaron su vocación antifascista». Federio García Lorca fue un emblema de condena a este mal que persigue y ronda a  Cuba en el contexto actual.

Al encuentro asistieron Alpidio Alonso Grau, Ministro de Cultura, Abel Prieto Jiménez, presidente de Casa de las Américas, Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de Artes Plásticas, Luis Morlote Rivas, presidente de la UNEAC y miembros de dicha instittución.

Norge Espinosa resumió el espiritu del homenaje: Han logrado devolvernos a un Lorca que no queda atrapado entre los bordes de una España de postal. Porque él, cuando su voz era más clara, hablaba de otras fuerzas más secretas, del misterio mismo de la vida y de la muerte, y desde ahí alzó un gesto de amor que rompe todas las puertas y convenciones.  Por eso lo mataron, por haberse atrevido a tanto y unir su voz a la de los humildes».

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.