Creado en: febrero 14, 2021 a las 09:11 am.

Liudmila Quincoses: escribana del amor

El Centro Cultural Alternativo Escribanía Dollz, de Sancti Spíritus, es refugio para el buen arte/ Foto: Cortesía de la entrevistada

Atrapada entre letras que entrañan poesía, y en un entorno donde el arte es más sugestivo de lo común, la escritora espirituana Liudmila Quincoses se empapa de pasiones ajenas y las plasma en cartas de amor.

Diestra para conmover, recomponer corazones, acortar distancias, y sobre todo para decir con su desenfadada pluma y verbo sagaz, lo que algunos no saben destrabar de sus adentros, la poetisa transmite sosiego, y con ello devuelve almas a los cuerpos.

Esa virtud de iluminar rostros a través de una epístola apasionada y sincera, la dejó escapar en 1994, cuando el epicentro del Período Especial languidecía los días y los hacía muy difíciles, cuenta a este portal digital, mientras recuerda aquel revuelo que causó en su barrio de la intersección de la Avenida de los Mártires y Dollz, de la Ciudad de Sancti Spíritus, cuando decidió colocar, en la pared exterior de su casa, un cartel que anunciaba: “Se escriben cartas de amor a cualquier hora. Cartas de negocios y cartas de suicidas, de ocho a tres de la tarde».

Así comenzó la historia de una escribana que, en pleno siglo XXI, no cree en muertes anunciadas para las cartas de amor.

– ¿Cómo fueron los inicios de la Escribanía Dollz?

“Nos reuníamos, casi siempre sin electricidad, por los apagones prolongados de aquellos tiempos del período especial. Eran pintores que querían exponer su arte, escritores y poetas que soñábamos con publicar, y para movilizar un poco la comunidad, para incentivar la comunicación entre la gente, puse el cartel”.

– ¿Recuerdas la primera carta que escribiste?

Abel Prieto, durante su visita a la Escribanía Dollz/ Foto: Cortesía de la entrevistada

“Pues mira que sí me acuerdo. Recuerdo que los vecinos me miraban un poco raro. Pero como al mes de haber puesto el anuncio en la puerta de mi casa, llegó un muchacho, vecino mío, desesperado porque su esposa se había ido de la casa”.

“Miré el reloj y vi que eran las nueve y pico de la noche; pero enseguida me acordé que el cartel decía que escribía cartas a cualquier hora. Entonces me senté a escuchar su historia y le hice la misiva”.

– ¿Qué repercusión tuvo la carta?

Gracias a lo que escribí, la muchacha regresó a su casa, con el esposo. Me dio mucha satisfacción, porque eso es una muestra de que la gente sigue creyendo en el amor, en la comunicación. Eso la verdad que inspira mucho”.

“Me motiva mucho, porque cada historia tiene una carga de poesía. Me resulta muy interesante la retroalimentación con las vivencias de los demás, y percibir la importancia que se le sigue dando a las cartas en nuestros días.”

El Centro Cultural Alternativo Escribanía Dollz,
uno de los más populares de la Ciudad de Sancti Spíritus/ Foto de la autora

La poesía y el amor salvan, pueden cambiar el mundo. Así lo ha demostrado, por 26 años, la anfitriona de lo que hoy es el Centro Cultural Alternativo Escribanía Dollz, de la Ciudad de los Murales, Liudmila Quincoses. Ella resguarda, entre las paredes de su hogar, un sinfín de historias de amor, y para darle más vida al duende de las pasiones, ha contado con la complicidad de varios artistas del patio.

“Muchos artistas de la plástica han colaborado, y a mano, han hecho postales iluminadas. Por ejemplo, Julio Neira, Ángel Luis Méndez Montagne, Omar Fernández Gali. Es hermosísimo esa interacción con la gente”, expresa mientras desempolva recuerdos de otros amigos que también hacen suya la Escribanía.  

“Sin los poetas Gustavo, Rigoberto Rodríguez Entenza, sin el Coro del Adulto Mayor, sin el Trío D Gómez, y otros tantos que nos han acompañado a lo largo de estos años, no sería tan importante la labor que hemos desarrollado”, asegura. 

En el año 2000 Liudmila Quincoses sumó motivaciones a su iniciativa, al convocar al Concurso internacional Cartas de Amor, único de su tipo en Cuba, por medio del cual llegan epístolas de todo el mundo.

“La premiación se realiza – cada año- durante el capítulo espirituano de la Feria Internacional del Libro. Es uno de los momentos más importantes del convite de la literatura en predios yayaberos. La comunidad y los autores nos reunimos frente a la casa y es todo un suceso cultural”, asevera la escritora.

“Recuerdo la visita, muchas veces, de Abel Prieto. También nos han acompañado escritores como Eduardo Heras León, Roberto Fernández Retamar, Eusebio Leal, por citar algunas personalidades”.

Rótulo que identifica al Centro Cultural Alternativo Escribanía Dollz de la Ciudad del Yayabo/ Foto de la autora

La pandemia ha truncado el viaje de las cartas desde todos los continentes hacia el centro histórico de la cuarta villa de Cuba, donde se encuentra enclavada la Escribanía Dollz; más Quincoses no detiene la escritura, ni pierde la inspiración.

“Muchas de las cartas que he escrito hoy están recogidas en un texto de Ediciones Vigía, editado por Rolando Estévez. También estoy preparando una Antología de Cartas de Amor, ahora que tengo tiempo”.

Sin duda el Centro Cultural Alternativo Escribanía Dollz se ratifica como uno de los más populares en la cuarta villa, un lugar donde el arte conspira con el amor y prodiga la cultura cubana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.