Creado en: enero 22, 2022 a las 09:54 am.

Un teatro que es Patria, cubanía, identidad

Ilustración alusiva a la masacre suscitada en el teatro capitalino hace 153 años.

En la escena cubana han estado implícitos, desde sus inicios, el alma de la nación, los sentimientos de un pueblo, el espíritu de las épocas, esos conflictos humanos que suelen ser los mismos a pesar de los tiempos pero que indudablemente son marcados por estos.

Es tan profuso el surtidor de obras y personajes de las tablas en Cuba, que cada generación recuerda títulos y nombres antológicos que de una u otra manera incidieron en su formación estética, sensibilidad o emoción.

Nuestro teatro es, sobre todas las cosas, reflejo de cubanía; y porta la impronta de un hecho cultural cimbrado al calor de la misma gesta independentista de la nación cubana contra el colonialismo español.

No en balde, este 22 de enero se celebra el Día del Teatro Cubano, en recordación de esa misma jornada de 1969, cuando en la sala Villanueva la  puesta Perro huevero, aunque le quemen el hocico, de claras referencias a la circunstancia colonial de la Isla, motivó a su final la entonada respuesta cómplice de la platea independentista: “Viva Céspedes”, “Viva Cuba Libre”.

Cartel de la Jornada Villanueva 2022.

Rauda fue la intervención del tristemente célebre Cuerpo de Voluntarios de La Habana, cuyos miembros comenzaron a disparar a mansalva contra las personas. De aquel hecho histórico, conocido como Los sucesos del Villanuevas, se desconoce el número real de víctimas de tan injustificada masacre.

José Martí, el Apóstol de la Independencia de Cuba, quien al momento del atropello estaba cerca del teatro, en el hogar de su maestro Rafael María de Mendive, recordaría el hecho a través de los siguientes versos: “El enemigo brutal/ Nos pone fuego a la casa:/ El sable la calle arrasa,/ A la luna tropical./ Pocos salieron ilesos/ Del sable del español:/ La calle, al salir el sol,/ Era un reguero de sesos”.

Justo Rafael María de Mendive fue uno de los detenidos, tras otra rebatiña de los Voluntarios, ocurrida dos días más tarde, el 24, en el Café El Louvre y casas de la periferia.

Cada año, la escena cubana rinde recordación y tributo a aquellos sucesos, mediante la celebración de la Jornada Villanueva, en las cual son entregados los premios homónimos de la crítica al Mejor Teatro para niños, al Mejor Teatro para adultos y al Mejor Espectáculo extranjero.

Este año la Jornada Villanueva rinde homenaje a Vicente Revuelta, en el décimo aniversario de su desaparición física.

Como parte de las salutaciones, este 22 de enero el reconocido actor y director Dagoberto Gaínza, de Santiago de Cuba, recibirá el Premio Nacional de Teatro.

En curso a lo largo del mes de enero, la Jornada -dedicada este año a una figura principal de la escena cubana como lo es el maestro Vicente Revuelta, a los diez años de su desaparición física- ha contemplado conversatorios, la presentación de libros y del Boletín Prometeo, la realización de coloquios culturales y lecturas dramatizadas, un panel por el aniversario 40 de la Revista Tablas (también presentada) y el Tercer Taller Nacional Prensa, Humor e Identidad, bajo el auspicio del Centro Promotor del Humor.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.