Creado en: marzo 25, 2021 a las 03:40 pm.

Defender la Patria también desde la literatura, que nos afianza e identifica (+Audio)

Por: Demetrio Villaurrutia Zulueta

La defensa de lo mejor de la literatura cubana y universal, que se traduce en identidad y en conservar la memoria del país en tiempos de una gran guerra de símbolos, trascendió como una de las esencias más importantes del encuentro de los integrantes de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), con el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, celebrado en el Palacio de la Revolución para dar seguimiento a los acuerdos del pasado Noveno Congreso celebrado en el 2019.

El estado actual de la literatura en el país constituyó punto principal de la agenda durante el nuevo intercambio, en medio de la conmemoración por los 60 años de la fundación de la UNEAC y cuando, próximamente, se cumplirán también seis décadas de las históricas Palabras de Fidel a los intelectuales.

El presidente de la Asociación de Escritores, Alberto Marrero, hizo un recuento del trabajo realizado por esta sección desde el pasado Noveno Congreso y durante el impacto de la COVID-19, que contempla el seguimiento a 55 acuerdos y planteamientos en el ámbito de la literatura, y otros surgidos posteriores a la cita.

La edición de nuevos ejemplares durante la etapa de pandemia, la búsqueda de alternativas en la plataforma digital para hacer llegar contenidos a los lectores, y promover títulos en tiempos de COVID-19 además de la participación cubana en Ferias del Libro virtuales han sido alternativas para dar vitalidad a la labor de los escritores cubanos durante estos últimos meses.

“Hemos asumido como prioridad la participación más activa y coordinada de los escritores en la política de la Revolución, su política cultural y la difusión del pensamiento revolucionario y de las tradiciones culturales de la Revolución cubana”, señaló Marrero.

En diálogo con el presidente del Instituto Cubano del Libro, Juan Rodríguez Cabrera, el Jefe de Estado de nuestro país habló de las alternativas para estimular la lectura y el servicio de nuestras bibliotecas en tiempos de COVID-19 y propuso extender las experiencias para llevar a los hogares o por vía digital los servicios de nuestras instituciones.

El tema de la crítica literaria, poco sistemática hoy en nuestros medios de comunicación, fue introducido durante el intercambio por el Presidente de Honor de la UNEAC, Miguel Barnet; tema sensible, prioridad en el análisis estratégico de un escenario marcado por una intensa guerra cultural en todas las plataformas.

Saber por dónde vamos, qué queremos y cómo lograrlo, es estratégico a juicio del destacado intelectual, y debe ocupar siempre la labor de la UNEAC.

Miguel Barnet propuso trabajar en buscar respuestas a diversas interrogantes, que deben convertirse en pautas del trabajo de la UNEAC para conducirnos a fomentar el gusto literario en los lectores. Mencionó ¿qué lazos nos unen hoy con nuestros públicos?, ¿qué quieren leer los lectores de este tiempo? y ¿cómo hemos logrado contar nuestra historia desde la literatura?

Varios de los escritores presentes analizaron factores que hoy lastran la crítica literaria, y también evaluaron nuevos espacios que pueden ser aprovechados para su ejercicio.

A juicio del titular del Ministerio de Cultura, Alpidio Alonso, el nivel de la creación en Cuba ha superado a la capacidad de hacer crítica cultural, mientras otros intelectuales expresaron la posibilidad que se abre hoy en los medios digitales y la necesidad de utilizar mejor los espacios de revistas periódicas para publicar.

El intercambio transitó también de la creación, a la promoción y la comercialización de los títulos, la manera en que se puede legitimar mejor la obra de nuestros escritores, ser conocido dentro y fuera del país, y también cómo se remunera.

La necesidad de una mayor presencia de los mejores referentes literarios nacionales y extranjeros, imprescindibles en nuestro sistema educacional, ratificaron la idea de concretar una biblioteca digital como prioridad de la organización actualmente, porque ayuda a formar el gusto literario, orientarlo y conducirlo.

El Jefe de Estado cubano manifestó que la literatura es vital, mucho más en estos tiempos cuando nos tratan de fragmentar. “Hay que buscar la manera para que nosotros podamos fomentar la pasión por la lectura”, expresó, y atribuyó un papel principal en este sentido a la familia y a la escuela, articulándolas “si logramos esa biblioteca digital- que después en otras condiciones no tendría que ser solo digital-, se articularía a la escuela, el programa de la lectura y a instituciones que tendrán que acudir a esa biblioteca como referencia”, puntualizó.

Díaz-Canel dijo que, aunque los tiempos sean difíciles debemos ser además más creativos. El valor de una buena lectura forma a las personas, consideró el mandatario de nuestro país “porque si logramos que las personas lean más, estamos logrando que sean mejores personas, mejores ciudadanos, mejores gentes”.

De la misma manera, el presidente llamó a defender y perfeccionar los mecanismos de promoción y comercialización, que tributarán a legitimar a nuestros escritores dentro y fuera del país.

Dijo estar de acuerdo con lo planteado durante el intercambio con una representación de escritores de la UNEAC “porque la lectura es identidad, da convicción, la literatura te afianza, en la literatura hay saberes”.

En el encuentro con intelectuales cubanos participaron el Viceprimer Ministro, Roberto Morales Ojeda, el titular del Ministerio de Cultura, Alpidio Alonso, y el presidente de la UNEAC, Luis Marlote Rivas, junto a miembros del Consejo Nacional de la organización y representantes de la AHS, entre otros.

Como dijera José Martí “Leer es Crecer”, porque los libros consuelan, calman y preparan. En este habitual diálogo del presidente con intelectuales cubanos, se fortalece la estrategia de continuar pensando como país, porque es precisamente, el terreno de las ideas, donde el enemigo hoy más acecha.

Conservar y promover lo mejor de la literatura cubana y universal, desde nuevos espacios y plataformas, es también defender la Patria, es identidad y cultura.

(Tomado de Radio Rebelde)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.