Creado en: noviembre 16, 2021 a las 03:12 pm.

Wilma Alba. Ecos de un Festival

Por Meily Téllez

El Festival de Música Contemporánea de La Habana recibe en cada edición a un conjuntode compositores, intérpretes,musicólogos e investigadores, representantes del quehacer musical contemporáneo en Cuba e Iberoamérica.  Junto a ellos dialoga durante los noviembres de cada año con un sinfín de propuestas artísticas de gran valor.

Tal es el caso de Wilma AlbaCal, joven compositora cubana que ha tenido una fuerte presencia dentro de las jornadas del Festival, para continuar defendiendo, divulgando y desarrollando el patrimonio musical contemporáneo de  la isla.

El universo creativo de esta joven músicodata del año 2007 cuando comienzan a florecer sus inquietudes por la composición. 2008 mediante, se estrena en el Festival su pieza Homenaje a Piazzola, para saxofón alto y piano, y a partir de ese instante se crea un vínculo que ha perdurado en el tiempo entre la personalidad musical de Wilma y el espacio que brinda, a compositores como ella, el Festival de Música Contemporánea de la Habana.

“Para mí ha sido un espacio de constante intercambio, siempre novedoso. Me ha posibilitado enseñar y visibilizar mi música. Recuerdo que en aquellas primeras ediciones en las que participe era intérprete de mis propias obras, acompañaba en el piano a dúos con clarinete y saxofón, entre otros formatos.”

En constante fluido musical se encuentra Wilma en cada edición que se celebra. Conocer en vivo a sus colegas de profesión,intercambiar con sus estéticas, características, pensamientos y formas específicas de crear, le posibilita experimentar nuevos caminos, donde el arte— viajero incansable— recoge sus obras para ser interpretadas por otras voces de la música en escenarios internacionales como Puerto Rico, España, y Argentina.

Una de las dichas de participar en este eventoes que ha abierto un espectro real de pensamiento para cada uno de los músicos  y compositores programados para tocar en él.Wilma se ha insertado inteligentemente dentro de este mundo, para zarpar hacia otros lados luminosos y diferentes, donde la música se vuelve necesaria.

Al hablar del Festival no se puede dejar de mencionar el Coloquio “La nostalgia del futuro”, gestionado por la musicóloga Liliana Gonzálezy el bajista, director de orquesta y compositor  Manuel Ceide.

“En algunas ediciones estuve como ponente, cosa que me ha ayudado a pensar y analizar cada uno de los detalles sobre mi proceso creativo.” Cuenta ella con la dicha de haber aprendido mucho contenido durante esos tallerese interesantes charlas, que reunían a los más grandes músicos y compositores de la región para escuchar sus historias,y explicar los procesos por los que camina una producción, sobre todo musical.

Wilma en estos últimos años se estrenó profesionalmente como parte del Comité Organizador del Festival. Cuenta  que ver la dimensión de este, con todo lo que abarca (conciertos, compositores, distintos formatos), además de la producción y gestión musical que se logra realizar, es conocer un mundo que ha aportado un bagaje cultural tremendo al panorama de la música cubana actual.

El último Festivalde Música Contemporánea presencial realizado en  noviembre de 2019, vio nacer su obra Instrucciones para respirar en manos del Emsemble MusikFabrik de Alemania, formato invitado al Festival y para el cual Wilma escribió expresamente esa obra de gran belleza maternal.

Hoy, estrena en este evento, que se torna atípico por toda la situación sanitaria a causa de la Covid-19, una nueva obra, un nuevo universo, en el que los sonidos de la música contemporánea hacen de las suyas para crear nuevas sonoridades, nuevos pensamientos, en un espacio donde a golpe de Festival, se logra llegar al cielo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.