Creado en: enero 8, 2022 a las 09:46 am.

Lecturas en Tiempos de Mujeres

El libro Tiempo de Mujeres es una compilación de 40 crónicas costumbristas o estampas, como gusta decir a su propia autora, Laidi Fernández de Juan. El volumen, dividido en 5 capítulos (Nosotras, Escuelas, Cuba hoy, Otras interrogantes y Misceláneas), aborda desde una perspectiva femenina y con perspicaz sentido del humor temas medulares de la sociedad cubana.

La solidaridad entre mujeres, el cuidado a los ancianos, la crianza de niñas y niños, así como la migración, el refranero popular, la burocracia o las tendencias digitales son solo algunos de los disímiles temas a los que podrá acercarse el lector en este texto que es, en suma, un relato de las vicisitudes que debemos sortear a diario en nuestra cotidianidad, contados desde la magia de un género tan particular como la crónica.

“Este libro reúne varias de las estampas que he publicado en la columna quincenal Hablando en Plata de la revista cultural La Jiribilla, donde hablo de nuestras realidades siempre con una mirada de mujer. Es la segunda colección de crónicas, la primera fue La Habana nuestra de cada día, y ya tenemos en proyecto otros libros. La vida es muy rica, llena de contradicciones, de cosas hermosas, de dolores, de complejidades, y de eso va este libro, es una manera de ser cronista de mi tiempo”, confiesa Laidi Fernández de Juan. 

“Un tiempo, para que sea legítimo, obligatoriamente tiene que ser un tiempo de mujeres, de ahí el título, porque con nosotras hay que contar. No es posible hacer la historia de un país, una revolución, o de la sociedad de manera general sin hablar del rol que jugamos las mujeres en ella. De ahí que Tiempo de Mujeres sea también un reclamo al espacio y respeto que ellas merecen”, agrega.

Fernández de Juan explica que se trata de un libro que, como el anterior, está dividido en secciones. La primera, titulada precisamente La Mujer, incluye heterogéneas historias sobre las madres, lasadolescentes, la sororidad, sobre cómo asumen ellas la crianza de los hijos e hijas y el cuidado de familiares, incluso puede encontrarse, por ejemplo, una crónica dedicada al bolso de la mujer.

“Luego hay un capítulo llamado Escuelas, donde incluyo anécdotas de mi juventud, de la etapa de secundaria, preuniversitario y de mi tiempo en la escuela de medicina, profesión que ejercí durante 28 años. Por tanto, es un homenaje también a esas amistades y profesores, es una manera de saldar deudas a través de historias que contienen un poco de mi personalidad, jocosa y atrevida. Otrassecciones hablan sobre el burocratismo, sobre muchas de los obstáculos que debemos enfrentar a diario, también responden a muchas interrogantes: quiénes somos, en qué nos convertiremos, cómo asumimos los nuevos desafíos económicos, etcétera”.

– ¿Por qué recurrir una vez más a la crónica?

“La crónica tiene una manera de contar especial,que no debe ser violada. Por eso siempre cito a Jorge Mañach cuando decía…si se quiere tomar la temperatura de un país léase a sus escritores costumbristas. Yo vengo del cuento, la novela, empecé a estudiar la crónica porque me llamaba mucho la atención. Además, es un género que ha sido un poco abandonado. Existen muy buenos cronistas en Cuba pero creo que somos pocos. Tenemos una larga tradición de escritores costumbristas: Emilio Roig, Eladio Secades, Héctor Zumbado, Enrique Núñez Rodríguez. Recuerdo un encuentro que se hacía todos los años en Santa Clara llamado Cronistas Crónicos y ahí nos reuníamos muchos de mi generación, porque la crónica es un género que hay que reivindicar. Y no se puede ver solo como una literatura ligera, para divertirse; es mucho más que eso, es la palabra del día a día y eso queda como un testimonio de una época, de una generación, de una problemática.

Las mujeres tenemos mucho q decir y yo me expreso a través de estas estampas, porque me gusta, porque hago lo que me hace realmente feliz. A mí me hace feliz darle voz, a través de estegénero, a tantas personas conocidas que quisierannarrar la realidad, pero no tienen las herramientas necesarias para hacerlo”. 

Tiempo de Mujeres pertenece a la colección Los Molinos de Ediciones Matanzas. Su presentación en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba sirve de antesala al espacio Mirada de Mujer, un proyecto impulsado desde esa organización para promover la lucha contra la violencia hacia las mujeres y las niñas.

El texto de Laidi Fernández de Juan es un homenaje a la vívida memoria de Adelaida de Juan, y de manera general, a esas experiencias y sentimientos que guarda cada persona de su pasado o experimenta en el presente. Es, en voz de Francisco López Sacha, “una manera de acotar en la fugacidad de las cosas, de vencerlas al fin con las únicas armas posibles, es decir, con las palabras”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.