Creado en: agosto 22, 2021 a las 07:18 am.

Miozotis Fabelo Pinares va por la vida al ritmo de la radio

Como parte de Radio Rebelde, Miozotis Fabelo Pinares ha cubierto sucesos de trascendencia para Cuba. /Cortesía de la entrevistada.

A “la pantalla más grande del mundo”, llegó Miozotis Fabelo Pinares en 1982. Desde entonces, su voz da forma y tamaño a la realidad agramontina, y cubana. Por su cuerpo penetró la calidez y la seducción de un medio que, en la Mayor de las Antillas, va camino a su centenario, y que se dice ciego, pero su sonido matiza los días.

Premios Juan Gualberto Gómez, por la obra del año, 26 de julio, Primero de mayo, y otros galardones periodísticos prestigian su prolífica carrera como profesional de la palabra, reconocimientos que, junto con la Orden Lázaro Peña de Primer Grado- que entrega la Central de Trabajadores de Cuba- y el Premio Nacional de Radio 2021, confirman la talla de esta mujer radio que, en su grabadora, y cámara fotográfica, resguarda un arsenal de vidas.

«Fui ubicada en la emisora provincial de Camagüey, Radio Cadena Agramonte.  No quería esa opción, pero debía cumplir allí el Servicio Social. Comencé a descubrir el mágico mundo de los sonidos, y a aprender con muy buenos periodistas. Aprovechaba las enseñanzas de todos: directivos, realizadores de sonidos, musicalizadores, directores de programas. Aprendí a soñar y a “oír el guion”.  Como se suele decir, “el bichito” de la radio prendió hondo».

– ¿Qué espacios te han marcado en tu trayectoria profesional?

«El trabajo como reportera, sin dudas, es el más apasionante, porque es vivir cada día, cada minuto, la aventura del periodismo. Es conocer y descubrir el mundo, para contarlo a los oyentes. Como dijo nuestro Martí: “el periodista ha de saber, desde la nube hasta el microbio”, para informar, educar, instruir, orientar y trasmitir conocimientos».

«En Radio Cadena Agramonte he desarrollado la mayor labor como realizadora, directora y guionista de programas, sin abandonar el trabajo como reportera, en esa emisora y luego, en Radio Rebelde».

«Hay tres programas que se mantienen en el aire y que demandan el extra:  Reportaje, de 20 minutos de duración y frecuencia dominical, con temas variados, históricos, de actualidad, de análisis, que realizo desde el año 1986; Legado, una sección histórica dedicada a niños y adolescentes, en el aire desde 1991, con frecuencia de lunes a viernes; y Por los Caminos de Fidel, un programa sabatino, surgido en 2018, para mantener viva la voz del comandante en jefe, para que las nuevas generaciones conozcan la palabra de Fidel». 

Miozotis Fabelo Pinares lleva el periodismo y la radio como estandarte de vida. /Cortesía de la entrevistada.

Se deduce, entonces, que son los temas históricos los que más te apasionan ¿es así?

«Me apasionan los temas históricos, en toda su amplia variedad, porque demandan de más investigación y creatividad para interesar, sobre todo, a los jóvenes, para mantener viva la memoria».

«Como periodista, por supuesto, que la actualidad y la inmediatez que demanda la radio, marcan el trabajo cotidiano. Siempre que se puede, trato de ofrecer antecedentes del tema, y eso es también, de alguna manera, historia».

– ¿Cuáles son los géneros periodísticos que más disfrutas?

«El testimonio, el documental y el reportaje, son los géneros que me gustan más, porque demandan mayor investigación, lectura, búsqueda, más realización, porque obligan, y vuelvo a Martí, a ponerle “ala y color” a cada palabra».

«Ofrecer a los oyentes detalles poco conocidos de un hecho, un personaje; contarles una historia, también invitarlos a la lectura y despertar el interés por saber más, son “metas” en cada programa».

Te ha tocado revelar realidades en diversos momentos de la Revolución Cubana, por ejemplo, durante el Período Especial, cuando la Proclama de Fidel, ahora en situaciones complejas como la pandemia, y los hechos del pasado 11 de julio, entre otros. ¿Cómo has representado esos acontecimientos en el periodismo que desempeñas?

«Cada momento difícil demanda más compromiso, y reafirma las convicciones.  Acompañar siempre a la Revolución, bajo cualquier circunstancia, es principio ineludible».

«El periodismo se hace también con el corazón, por tanto, a razones y argumentos, se le pone fuerza para seguir defendiendo la obra mayor, que nos hace mejores». 

Has contado la vida también fuera de Cuba ¿Qué recuerdos de esos tiempos te han marcado?

«En la antigua República Democrática Alemana, tuve la experiencia de primera mano de comprobar cómo se desmoronaba el campo socialista, todavía sin asimilar aquello que Fidel había dicho en Camagüey ese mismo año, en julio de 1989, cuando adelantó: “si mañana o cualquier día nos despertáramos con la noticia de que se ha creado una gran contienda civil en la URSS o, incluso, que nos despertáramos con la noticia de que la URSS se desintegró …”»

«Y sucedió. Son escenas inolvidables, que entonces parecían irreales: manifestaciones violentas, la quema de los símbolos nacionales, los tanques en las calles, la policía enfrentando los disturbios con escudos antimotines. Eran imágenes que sólo conocía a través de la televisión».

«Comprendí todo el alcance de las palabras del comandante en jefe en Camagüey, lo que me ratificó la necesidad de defender nuestro Socialismo, porque como él dijo también, no podemos perder nuestras conquistas, ni entregar las banderas».

«En Honduras tuve la posibilidad de acompañar a la Brigada Médica Cubana en su labor solidaria y humanitaria después del paso del huracán Mitch. Viví la aventura, junto a los profesionales de la salud, de recorrer todo el país, viajar por la selva, navegar en un cayuco por ríos caudalosos, y estremecerme con la miseria y el desamparo de tantos niños, y poblaciones indígenas vulnerables, a los que médicos cubanos llevaban esperanza y vida por primera vez».

«Son experiencias inolvidables».

En otros medios también está la impronta de Miozotis, quien- sin proponérselo- ha demostrado su versatilidad en el mundo periodístico.

«A finales de 1983, fui seleccionada para integrar el equipo de periodistas que trabajaría en los Telecentros que se creaban entonces en las provincias. En Televisión Camagüey, estuve hasta 1986, y a mediados de ese año regresé a la radio».

«Después, en 1995, comenzó el proceso de creación de las Corresponsalías de Radio Rebelde en todo el país; y otra vez asumí, la tarea que me encomendaron, hasta hoy».

«Para la prensa impresa he prestado mi colaboración siempre que ha sido precisada; e igualmente en la prensa digital, y regularmente trabajo en la web de Radio Rebelde.  Siempre que sea necesario, y tenga condiciones, colaboro con cualquier medio».

Miozotis Fabelo Pinares ha representado a la Radio Cubana en varios países. /Cortesía de la entrevistada.

La docencia se suma a tu fértil paso por el mundo de la radio y el periodismo ¿qué te ha inspirado a enseñar?

 «Es también, como nos enseñara Fidel, “saldar una deuda de gratitud”. Si tantos me han enseñado, si de tantos sigo aprendiendo cada día, no puedo hacer menos que trasmitir los conocimientos que tomé de esos empíricos maestros, algunos sin mucha academia, pero con la práctica como herramienta fundamental».

«Hay que compartir experiencias y enseñar a los jóvenes que llegan a la radio; porque es como retribuir lo que también recibí cuando me estrené en el medio, sin experiencias, pero con muchos deseos de hacer y trabajar.  Desde entonces aprendí que un periodista no tiene días, ni horas. Eso lo transmito a los alumnos y al resto de los compañeros que se insertan en las emisoras de la provincia».

Miozotis Fabelo Pinares, quien junto a Franklin Reinoso e Ismael Renzoli se hizo acreedora del Premio Nacional de Radio 2021, tiene el compromiso de mantener la radio como el sentido de la vida, sin olvidar que el protagonista es el oyente.

«Un Premio siempre reconoce resultados; pero en el caso de la Radio, no se trata únicamente del esfuerzo personal, porque es una obra colectiva, siempre hay un equipo».

«Este Premio comenzó a gestarse desde las aulas de la Universidad de Oriente, donde tuve muy buenos profesores quienes me enseñaron a amar la profesión para la que me preparaba; y luego ha tenido el tránsito por Radio Cadena Agramonte, Televisión Camagüey y Radio Rebelde. Es un premio de muchos».

«Dijo nuestro Martí, que “las cosas buenas se deben hacer sin llamar al universo para que lo vea a uno pasar. Se es bueno, cuando se ha dicho algo útil a los demás”, ese principio resume la significación del Premio Nacional de la Radio».

– ¿Cómo escuchas la Radio Cubana que camina hacia su centenario?

 «La Radio Cubana, en tiempos difíciles se ha crecido. Sus trabajadores han puesto el extra en cada trasmisión, en cada programa en tiempos de pandemia. Se han hecho cosas muy valiosas. Así debíamos trabajar todos los días».

«Hacer mejor esa radio que demanda el pueblo, para que llegue el mensaje, claro, preciso, con buena factura, como toda obra técnico-artística, deben ser nuestros objetivos diarios, tanto para la más sencilla información, como para el género mayor, o el programa más complejo.

«Eso demanda desvelos, esfuerzos, mucho estudio, investigar, leer, y la búsqueda constante; pero, sobre todo, consagración al trabajo».

– ¿Cuáles crees que son los retos del periodismo en esta batalla cultural que se nos hace?

«Cuando se comparte afiliación en la UPEC y la UNEAC, también se comparten ideas, principios, y empeños comunes en defensa de la cultura, esa que Fidel nos enseñó a utilizar como “escudo y espada de la nación».

«La guerra ahora no es con cañones, es de ideas y de símbolos, por tanto, son esas las herramientas que debemos tener bien engrasadas y siempre listas para el combate en estos tiempos. El comandante en jefe también nos entrenó para esta Batalla de Ideas; y como dijo Martí, “si la guerra es a pensamiento, ganémosla a pensamiento.  Plan contra Plan».

Miozotis Fabelo Pinares, la Premio Nacional de Radio 2021, es esa periodista “fuera de serie” quien, desde Camagüey y a través de las ondas de Radio Rebelde, reseña la historia de nuestros días con un sonido para ver.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.